"La vida no es esperar a que pase la tormenta,
es aprender a bailar bajo la lluvia..."

miércoles, 21 de octubre de 2009

HISTORIA DE LA ROPA INTERIOR FEMENINA


¿A que mujer no le gusta tener un buen conjunto de ropa interior, para citas especiales?
Bueno contemos su historia......

Hoy en día se exhibe el cuerpo femenino sin ningún problema. En las vidrieras se pueden ver todo tipo de lencería para distintas ocasiones.

En fin, todo está a la vista de todos. Hay una mayor exposición del cuerpo. Se le da una importancia tal, que hasta pueden hacernos llegar a creer que el cuerpo es más importante que la cabeza.

Esta casi completa exposición del cuerpo de la mujer (o completa en el caso del “Bailando por un sueño argentino”) nos hace preguntarnos sobre la historia de la ropa interior o lencería.

La ropa de cada época y de cada sociedad es el reflejo de la política, de la moral y de la religión. Es el reflejo del poder de la mujer en un mundo dominado por los hombres.

En la antigüedad las mujeres no llevaban nada de bajo de las túnicas, favoreciendo la libre sexualidad. La seducción en la antigua Grecia o en Egipto, se daba por el uso de joyas, maquillajes y perfumes.

LA CAMISA :



La camisa de la edad media se convirtió en la única ropa interior. En la época medieval la iglesia manda a las mujeres a comprimirse los pechos debajo de la camisa para borrar cualquier signo de feminidad.

Las camisas eran de color blanco, por cuestiones de higiene, así podían hervirse. Las camisas tenían adornos, escotes y se dejaban ver por debajo de los vestidos, despertando deseos en los hombres.

En el renacimiento, se utiliza la seda para la confección de las camisas.

EL CORSET:




Es una pieza clave en la historia de la lencería femenina. A partir de la edad media aparece la silueta de las mujeres que utilizaban corset. Éstos se utilizaban para oprimir el pecho.

En el siglo X, las mujeres se sujetaban el pecho con una banda ancha. Había mujeres que utilizaban almohadillas para aparentar pechos más grandes.

En el siglo XVII el corset se llama “pelandusca” y era utilizado por las mujeres de mala vida.

En la aristocracia el corset se vuelve más rígido y aplasta el pecho de las mujeres.

En el siglo XVIII las mujeres comienzan a desempeñar otro papel en la vida cultural debido a la creación de los salones literarios.

En el siglo XVIII las mujeres comienzan a desempeñar otro papel en la vida cultural debido a la creación de los salones literarios.

Utilizan un corset más apretado y adornados con moños. La vida de la corte las obliga a utilizar estos corsets q son perjudiciales para su salud, ya que deforman la columna y ocasionaban abortos en algunas mujeres.

Ponen sus senos bien a la vista apretando su vientre. La iglesia no pudo detenerlas.

En el siglo XVIII, ya no se comprimen los pechos y se atan por la espalda. Lo que hacía la necesidad de una sirvienta. Los corset eran confeccionados por los sastres, quienes tenían acceso a la privacidad de las mujeres.

La revolución de 1789 cambio la estructura social y política de la época. La monarquía desaparece y con ella el corset. Se utilizaba un look más campesino un pequeño corset debajo del cual se veía la camisa.

Al volver la monarquía con Luís XVIII, vuelve el corset. Se espera de la mujer sea buena madre y buena esposa. Y el corset pasa a ser ropa interior. La mujer puede vestirse sola sin ayuda.

Durante mucho tiempo llevar corset significaba vestirse bien. Le daba a la mujer una línea sinuosa.

En 1886 se patento el sujetador. Pero no se impuso de inmediato, porque se creía que partía a la mujer en pedazos.




En 1910 las mujeres respetables utilizan ropa interior que protegía su virtud. Los burgueses tenían amantes reconocidas que usaban lencería lujosa. Eran sus gallinitas. La lencería esta reservada para las mujeres que cumplían el papel de amantes.



La revolución de 1914, fue una revolución que cambio mentalidades. Los hombres partieron al frente y las mujeres realizaron los trabajos de los hombres. Necesitaban libertad de movimiento por lo q se abandona el corset.

También porque no servía preocuparse por la lencería, si muchas mujeres habían quedado viudas.

Las mujeres comenzaron a luchar por el voto. Querían los mismos derechos que los hombres. Luego de la guerra, las mujeres afirman su autonomía cortándose el pelo como los hombres. (Los años 20)



Cocot Chanel, impone un nuevo tipo de mujer. Crea ropa para una mujer mas activa. La faja. Idealiza la silueta sin deformar el cuerpo, permite libertad de movimientos.

En los 50, la faja es un artículo principal de la lencería femenina.



Luego de la guerra en 1946 las mujeres pueden votar. La emancipada mujer obtiene una nueva versión del corset. El avispero que daba impresión de cintura de avispa.

Para realzar la cintura las faldas se hacen más estrechas gracias a las enaguas.



LAS ENAGUAS:

En la antigüedad, existían tres tipos de enaguas: la modesta la picara y la secreta. También existían unos armazones de metal o hueso que ensanchaban las caderas pero hacían difícil el acceso para los hombres. Se llamaba “la crinolina”. Luego aparece el “polizón” que se enganchaba a la enagua. Toda la atención se dirigía hacia atrás.

Luego de mucho tiempo, aparecen las bombachas y corpiños. El precursor aparece en la época romana, reservada para los juegos acuáticos y se usaba solo en los gimnacios.

Los movimientos feministas hicieron q las tiendas de lencería cerraran.

LAS BOMBACHAS:



Las mujeres no llevaban bombachas hasta hace poco tiempo. En la edad media se utilizaban cinturones de castidad para preservar la virtud de las mujeres.

En la edad media se ponían calzones los hombres y llegaban al muslo. Las mujeres debieron luchar para poder usar calzones. Llevar calzones significaba ser igual al hombre.

En el siglo XVI se introduce el calzón pero para las prostitutas. Se autoriza en el siglo XIX para las mujeres ciclistas.

George Sand, la escritora, fue la primera mujer en llevar pantalones.

PANTIMEDIAS:



El liguero pierde su función útil pero sirve como elemento erótico. En los años 70 las medias se tiñen de colores.

En la antigüedad, la novia ofrecía su liga luego de la ceremonia. Era el trofeo para el hombre, era el fetiche, el trofeo. Significaba el final de la espera y del misterio.

La ropa interior sugiere. Se cubre para enseñar. Ahora todo se expone y quizás se obtenga un efecto no deseado, porque se pierde el tabú. No digo que ahora la ropa interior debe cubrir todo, pero si debe existir un juego con lo oculto porque si se muestra demasiado se pierde el encanto.



Marisa Miller.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada